A través de wearables y smartphones se pueden monitorizar a los afectados por depresión, epilepsia y esclerosis múltiple