A mayor nivel educativo, menor probabilidad de padecer depresión