Una mayor edad materna y paterna se vincula a un mayor riesgo de los niños de desarrollar autismo