Las diferencias entre personas con autismo y el resto empiezan a reducirse