Existe un mayor riesgo de dar a luz a un niño con trastorno del espectro autista si se tiene un pariente con epilepsia según un estudio publicado por La Academia Americana de Neurología. “A pesar de que existen otros estudios que relacionan los dos trastornos, nuestro estudio analiza detalladamente a los hermanos, hermanas, hijos e hijas de las personas con epilepsia con el fin de identificar un posible riesgo de autismo en los familiares”, afirma Heléne E.K. Sundelin, autora del estudio junto con el Hospital Universitario de Linköping, Suecia.

Para el estudio, se identificaron a 85.201 personas con epilepsia, a sus hermanos y hermanas (80.511) y a sus descendientes (98.534). Cada persona diagnosticada con epilepsia se comparó a otras cinco personas sin epilepsia de edad similar y mismo sexo. Los hermanos se compararon a los hermanos de las personas sin epilepsia y sus descendientes a los descendientes del grupo de control. Se excluyó del estudio a los hermanos y descendientes con epilepsia.

El estudio identificó un riesgo de 63% de desarrollar autismo en hermanos y descendientes incluso cuando se excluyó a la persona con epilepsia. Los descendientes de las madres mostararon un 91% riesgo de autismo y los descendientes de padres un 38%.

Según los investigadores, como se indica en su estudio, las personas con epilepsia exhiben un alto riesgo potencial de desarrollar trastorno del espectro autista, especialmente si el primero fue identificado durante la primera infancia. El equipo todavía está buscando más pruebas para comprender la importancia del papel que la genética juega en los riesgos asociados con la epilepsia y el autismo en los niños. “El objetivo es encontrar más información acerca de cómo estas dos enfermedades pueden estar ligados de manera que se pueden desarrollar tratamientos que se centrará en ambas condiciones,” agregó Sundelin.