Anomalías en la pupila y el ritmo cardíaco pueden indicar autismo