Los escáneres cerebrales ayudarán a elegir qué tratamiento antipsicótico es el más adecuado para cada paciente