Los antipsicóticos provocan cambios físicos del cerebro en pacientes de esquizofrenia y mejora en la función cognitiva