La no adherencia a los antipsicóticos es más común en el trastorno bipolar que en la esquizofrenia