La no adherencia (no seguir con el tratamiento prescrito) a la medicación antipsicótica y el abuso de sustancias es más común entre las pacientes con trastorno depresivo mayor y trastorno bipolar que entre las personas con esquizofrenia, según los datos presentados en el Congreso de Psiquiatría y Salud Mental celebrado en San Diego, Estados Unidos. “Los pacientes con enfermedades mentales graves a menudo requieren tratamiento de mantenimiento con medicación antipsicótica para prevenir la recaída de los síntomas”, dice Robert A. Millet, Doctor de la Duke University Medical Center. “Sin embargo hasta el 60% de los pacientes con enfermedades mentales graves no son adherentes con su régimen de medicación antipsicótica prescrita en hasta un periodo de 3 años”.

Para determinar el riesgo de la falta de adherencia entre los pacientes prescritos y para identificar el uso de medicamentos no prescritos o sustancias ilícitas, Millet y sus colegas analizaron muestras de orina de 34,744 pacientes prescritos con un antipsicótico. De ellos, 3.609 fueron diagnosticados con esquizofrenia, trastorno depresivo mayor (MDD) o trastorno bipolar. La edad media de los pacientes era de 43,9 años. La esquizofrenia (43%) y el trastorno bipolar (38%) fueron los diagnósticos psiquiátricos más comunes entre los participantes del estudio.

El riesgo de de la falta de adherencia a las prescripciones de los antipsicóticos fue significativamente más frecuente en los pacientes con trastorno bipolar o trastorno depresivo mayor que aquellos que sufrían esquizofrenia. Estos pacientes con trastorno bipolar o trastorno depresivo mayor también eran más propensos a consumir drogas y otros medicamentos no recetados. “Monitorear el consumo de drogas y del propio tratamiento en la orina es útil en la identificación de los pacientes psiquiátricos que se beneficiarían de intervenciones dirigidas a aumentar la adherencia y / o reducir el abuso de sustancias, mejorando así los resultados del tratamiento”, concluyeron los investigadores.