Identifican mecanismos cerebrales por los cuales los antipsicóticos a dosis elevadas provocan efectos secundarios