Una única región del cerebro vincula la depresión y la ansiedad