Una nueva investigación confirma los beneficios del entrenamiento con ejercicios de resistencia en el tratamiento de la ansiedad y la depresión