Un nuevo estudio apunta que el consumo de ciertos alimentos puede aumentar el riesgo de ansiedad y depresión