Un estudio relaciona por primera vez la fatiga de la covid persistente con la ansiedad y la depresión