Tocar un instrumento controla las emociones y disminuye la ansiedad de los niños