Tener el móvil a la vista aumenta la ansiedad y el estrés y reduce la capacidad cognitiva