Se descubre que la hormona del crecimiento influye en la regulación de la ansiedad a través de un grupo específico de neuronas