Los músicos son más propensos a sufrir ansiedad y depresión