Los investigadores estudian cómo las interacciones entre neuronas y astrocitos pueden relacionarse con la ansiedad