Las mujeres que viven en zonas necesitadas tienen un 60% más de riesgo de sufrir ansiedad