Las dietas ricas en grasas potencian la ansiedad y el dolor