La identificación de la molécula implicada en la extinción del miedo podría conducir a nuevas terapias para la ansiedad