La estimulación cerebral profunda podría ser alternativa contra la ansiedad refractaria