Investigadores identifican un nuevo trastorno del espectro afectivo llamado síndrome ALPIM