El dolor diabético y la ansiedad comparten un mecanismo cerebral común