El COVID-19 aumenta la posibilidad de sufrir trastornos psicológicos y neurológicos, según un nuevo estudio