El consumo de alcohol se relaciona con la inestabilidad del estado de ánimo en pacientes con trastorno bipolar