Descubren el mecanismo cerebral de una proteína que regula la ansiedad