Combatir determinadas células cerebrales podría mejorar el tratamiento de la ansiedad