Una tesis plantea el uso de algoritmos para tratar el alzhéimer y el párkinson