Una resonancia magnética permitiría estudiar de forma no invasiva el papel de la neuroinflamación en el Alzheimer y el Parkinson