Una investigadora española identifica una nueva diana terapéutica para tratar el alzhéimer