Una investigación arroja luz sobre cómo las proteínas relacionadas con la enfermedad de Alzheimer influyen en el crecimiento neuronal