Una buena ‘reserva cognitiva’ mantiene el cerebro sano pasados los 90 años