Una aplicación retrasa el deterioro cognitivo de los pacientes de Alzheimer hasta tres años