Un tratamiento contra el Alzheimer ya ensayado en humanos podría empeorar la actividad del cerebro