Un estudio indica un posible vínculo entre el estrés crónico y la enfermedad de Alzheimer