Los genes del Alzheimer podrían afectar al desarrollo del cerebro desde la infancia