Los acontecimientos estresantes de la vida pueden aumentar el riesgo de padecer Alzheimer