Las placas cerebrales vinculadas al Alzheimer ralentizan el flujo sanguíneo