Las personas con pensamientos negativos contra el envejecimiento tienen más riesgo de sufrir Alzheimer