La respuesta del sistema inmune a las placas de beta-amiloide causa la neurodegeneración en el alzhéimer