La relación entre proteínas afectadas en el alzheimer puede posibilitar nuevos tratamientos