La reducción de la inflamación cerebral detiene la progresión del Alzheimer