La inteligencia artificial puede ayudar a predecir quién desarrollará demencia