La estimulación cerebral profunda podría mitigar el alzhéimer