Hasta el momento para detectar el alzheimer eran necesarias pruebas invasivas como exámenes médicos, test neuropsicológicos, análisis del líquido cefalorraquídeo o análisis de sangre pero gracias a un grupo de un grupo de investigadores de la Universidad del País Vasco muy pronto será posible detectar la enfermedad analizando el habla del paciente.

El método en el que están trabajando consiste en grabar a personas contando una experiencia vital sucedida en su juventud. Tras escucharles se miden y analizan las pausas que el posible enfermo realiza para tratar de recordar las palabras. Según los estudios y pruebas que están realizando en diferentes tipos de personas afectadas por el alzheimer y en otras que no lo sufren, podrán determinar unos patrones que les ayuden a diagnosticar la enfermedad.

Gracias al estudio podrán detectarse a los enfermos de alzheimer en una fase preclínica que les ayudará a tratar de forma más eficaz las patologías. De esta forma podrán comenzar las terapias antes de que el cerebro esté gravemente dañado al mismo tiempo que se les evitará sufrir las prácticas invasivas que se venían realizando hasta el momento. El alzheimer es la principal causa de demencia en la tercera edad y afecta a más de 35 millones de personas en el mundo. La identificación precoz de la enfermedad ayudará también en el futuro a desarrollar nuevos tratamientos para combatir la enfermedad.