La degeneración del Alzheimer responde a la inyección de proteínas del factor del crecimiento nervioso en el cerebro