Investigadores españoles identifican el proceso neurodegenerativo del bulbo olfatorio, vinculado con el Alzheimer