Formarse en la mediana edad retrasa la aparición del Alzheimer en los portadores de un determinado gen